Jueves, 22 2020 Octubre

Variante de Granada luego de la explosión de un carro bomba con 400 kilos de dinamita. Variante de Granada luego de la explosión de un carro bomba con 400 kilos de dinamita.

La dolorosa primera navidad del nuevo milenio Destacado

Escrito por  Dic 06, 2019

Por: Santiago Mazo.

Era un miércoles 6 de diciembre del año 2000, la primera navidad del nuevo milenio, la emoción se notaba en todas las personas, era un día tranquilo, los ancianos sentados en las bancas de los parques intercambiando ávidamente relojes, las señoras en las aceras de sus casas aguardando la hora del almuerzo para recibir a sus esposos, los niños corrían emocionados y llenos de euforia por las empolvadas calles de Granada aguardando el día de las velitas 2 días más tarde, y el inicio de las novenas de aguinaldos.

Este miércoles transcurría sin mayores contratiempos, con relativa tranquilidad, pero con una tensa calma por los acontecimientos que se dieron un mes antes por parte de los paramilitares.  Esta tensa calma llegó a su culmen, cuando alrededor de las 11:20 de la mañana de este cotidiano día de mitad de semana, sucedió lo que algunos incrédulos estaban temerosamente aguardando.

Con un estruendo ensordecedor, como si del cielo cayeran cientos de toneladas de inmensas rocas, inició la mal llamada retaliación guerrillera por la masacre cometida contra 19 personas del municipio por parte de grupos paramilitares. Este estruendo que no era causado por inmensas rocas, sino por 400 kilos de dinamita, una cantidad nunca antes vista de explosivos, causó un estallido tan descomunal que el tiempo marcado en el reloj del templo parroquial se detuvo en este preciso instante, y durante algunos días, estuvo remarcando sin campanada alguna esta fatídica hora, minuto y segundo que partió la historia de Granada en dos.

Esta explosión no fue lo único terrorífico de este día, sino las casi 18 horas posteriores donde aún se escuchaba el eco de las balas que seguían siendo disparadas; fueron una tarde y una noche donde ningún ser vivo en el casco urbano tuvo tranquilidad, las calles fueron testigos silenciosos del centenar de personas corriendo despavoridas buscando refugio seguro, pero realmente no eran tan seguros, ya que desde las montañas circundantes al pueblo se lanzaban cilindros de gas como si fueran bolas de fuego, que al impactar causaban grandes daños a su alrededor; estas calles desérticas lentamente se fueron colmando de personas, pero estas personas no tenían miedo de estar allí, estas personas llevaban en sus hombros fusiles, granadas, pistolas, ametralladoras, todo un arsenal digno de un apocalíptico fin del mundo.  Desde dentro de las casas solo se escuchaba el sonido de las botas pantaneras corriendo por las calles de un lado a otro, las voces de mando que les impartían, las comunicaciones que sostenían a través de sus radios, y los cientos de miles sonidos agudos y secos que emitían los casquillos de las balas disparadas cuando caían al suelo.

Un puñado de no más de 30 hombres de la policía tuvieron la gallardía de repeler este ataque de 3 frentes guerrilleros y más de 700 hombres que como fieras salvajes se abalanzaron y arrasaron con todo lo que encontraron a su paso sin importar el daño colateral que pudieran provocar; los superaban 23 a 1, una batalla que ni el mismo Odín se atrevería a luchar, pero que estos 30 hombres con su amor por la patria y también su instinto de supervivencia afrontaron como mejor lo pudieron hacer, sabían que eran la única defensa que la población tenia para no quedar a merced de los terroristas; y así lo hicieron durante las más de 18 horas en las que fueron la única fuerza del estado presente en la población; el ejército solo pudo ingresar al casco urbano el día jueves en la mañana a brindar su apoyo a los policía que durante toda la noche impidieron que el daño causado fuera mucho peor.

19 años después de este hecho que dividió la historia granadina en dos, donde las cicatrices aún se sienten con gran fuerza, pero con la tranquilidad que estos hechos macabros salidos de la más cruel película de terror no se volverá a repetir, en un pueblo donde se cumplen dos años sin registrar una sola muerte violenta, donde el progreso se percibe en cada esquina, donde la alegría está presente en todas la épocas del año, donde cada 8 días hay algo que celebrar, donde se recorren las calles y a cada 5 pasos te detienes a saludar a tu familiar, a tu vecino a tu amigo; este pueblo que vivió la época más desgarradora de la violencia, la superó, perdonó y firmemente dice NO MÁS, y donde cada día se vive lleno de esperanza, así como hace 19 años, aun con los escombros obstaculizando las calles, aun con el miedo de salir de sus refugios, con el vecino de en frente empacando lo poco o mucho que tenía para salir huyendo fuera de Granada, ese 8 de diciembre, 2 días después de que el tiempo se detuviera en el principal reloj del pueblo, las gentes salieron de sus hogares rumbo a la plaza principal a congregarse en torno a una sola consigna que hicieron con cientos de velas blancas que encontraron en las tiendas locales. PAZ

 

Editor DesdeGranada

Somos DesdeGranada.com Puedes contactarnos por el medio que prefieras: celular, e-mail o sitio web. O envíanos un mensaje a través de nuestra página de contacto.

Otras publicaciones

« Octubre 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
  1. Popular
  2. Tendencia
  3. Comentarios