Viernes, 15 2021 Octubre

Yeison Giraldo frente a la casa en la que vivió su infancia. Yeison Giraldo frente a la casa en la que vivió su infancia.

Yeison Giraldo, de jugar a ser sacerdote a trabajar en la emisora local

Escrito por  Sep 23, 2021

“Así me hizo Dios, contento y enamorado”, se le escucha cantar a todo pulmón para sus oyentes. Y es que Yeison Giraldo, amante de la música de Diomedes, es así como ‘El cacique de la junta’ un hombre enamoradizo, la pregunta es si cuenta con la misma suerte en el amor del roba corazones de la música vallenata.

Desde el lugar en el que pasó los primeros años de su vida, y tal vez los mejores, empieza a narrar con la voz entre cortada: “estamos en el sector San José, en la casa de San Vicente de Paúl. Esta casa, esta rampa, que fue testigo de tantos juegos, tanta inocencia, es la raíz de donde nace este muchacho, y hoy les vengo a contar mi historia”.

Toda madre se ilusiona cuando ve en sus hijos la vocación de sacerdote “cuando era niño me ponía la ropa de mis hermanas y también cogía las arepas que hacia mi mamá y simulaba que estaba celebrando la eucaristía”. Fue creciendo y “la fiesta y las mujeres”, como dice él, hicieron que esta idea se fuera diluyendo.

Mira al cielo, señala y empieza a narrar “en este mismo lugar donde estoy sentado, me acuerdo que miro hacia arriba y hay mucho polvo, porque yo estaba sentado acá cuando fue la toma guerrillera”. Con voz afligida, en una mezcla de nostalgia y emoción dice “estar acá me hace recrear lo que hace tanto tiempo pasó” y continúa narrando “en esta casa no solo pasaron casas bonitas, también recibimos la noticia de que a mi hermanito Jhon Ferney lo habían asesinado”.

Esa casa de corredor largo y ventanas verdes, situada en la esquina del sector San José, es ese baúl de los recuerdos de los Frijolos o Mazamorros, como son conocidos. En ella están guardadas las memorias de largas horas de juego “de lotería, de comer frijoles, y de las veces que fue testigo de la destreza de don Pascual para tejer canastos”.

En el colegio la disciplina no era uno de sus talentos, por lo que sus padres le dijeron que si no iba a estudiar, tenía que empezar a trabajar. La esquina de la plaza, esa que comunica con el puente peatonal, fue el primer lugar de trabajo que lo recibió con sus botas y zurriago en uno de esos lunes de feria de ganado. Alistar carros en compañía de sus hermanos mayores y lustrar zapatos, fueron algunos de los oficios que también desempeñó antes de llegar a la emisora Granada Stereo.

Es común ver en los niños la destreza por el fútbol y soñar con vestir las camiseta  del equipo del que son hinchas, pero este no fue el caso de Yeison “yo era muy malo para jugar al micro fútbol, entonces los demás compañeros  me dejaban por fuera, allá en la banca, y yo lo que hacía era que me ponía a narrar a los partidos; eso que él hacía, llego a los oídos de Dubian y como todo un casa talentos me dijo: “Maza, por qué no empezamos a transmitir partiditos en el coliseo y usted narra… Estuvimos con Jarvi Augusto Escobar, él vino nos dio unas clases de como aprender a narrar.”

Menciona que narrar partidos hizo que de a poco fuera comenzando el gusto por las comunicaciones, “empiezo a hacer un programa que se llamaba Radio Ciudadana y también empiezo a hacer locución. No se me olvida el 12 de abril de 2013”.

Como todo granadino enamorado de su tierra resalta la calidez de sus paisanos “muy solidarios, muy queridos”, y termina su relato mencionando “mi sueño es seguir en este camino de la locución y, no sé, en cualquier momento uno trabajar en una estación de radio del país, es uno de los sueños que yo tengo a futuro y esperemos a ver, mi Diosito es muy grande”.

 

 

 

 

Editor DesdeGranada

Somos DesdeGranada.com Puedes contactarnos por el medio que prefieras: celular, e-mail o sitio web. O envíanos un mensaje a través de nuestra página de contacto.

Otras publicaciones

« Octubre 2021 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
  1. Popular
  2. Tendencia
  3. Comentarios