Martes, 20 2021 Abril

Desplazarse a la ciudad huyendo de la violencia que azotaba al municipio, fue la decisión obligada de doña Griselda Arias, una de las tantas mujeres granadinas aguerridas para la que las incomodidades y trasnochos hacían parte de su día a día para poder sacar sus hijas adelante y obtener el sustento. Todas esas dificultades no lograron desdibujar la sonrisa que lleva siempre en su rostro. “Soy la señora que vende las empanadas allá en la esquina de la plaza, antes trabajé con arepas”. Con el orgullo que da el trabajo honesto manifiesta que “prácticamente con eso les pude dar siquiera hasta el bachillerato a mis hijas”.

Aunque su llegada a Granada hace 24 años se dio en medio de problemáticas de racismo que también existían dentro de la comunidad, mediante su trabajo y su actuar incorrupto, Eneida Palacios Valencia ha sabido ganarse el cariño y respeto de todo el pueblo granadino.

Iniciar un proyecto. Otro más. Volver a empezar uno diferente sin renunciar a su deseo de realizar algo que le aporte a crecer como persona y que le ayude a mejorar las condiciones de vida de su familia, ha sido siempre, tras terminar sus estudios de secundaria, la motivación de Yadier Felipe López Hoyos a la hora de proyectar su vida, y es precisamente esa persistencia la que convierte a este joven de 25 años en un ejemplo para muchas personas.

Por: Faiber Salazar y Yeison Giraldo.

La vereda siempre conservó su nombre “Las Vegas”, pero no siempre tuvo la carretera que comunica al crucero, que hoy es un balcón desde donde se divisa la vereda La Cascada. Antes eran unos caminos casi que intransitables. Actualmente como si se tratara de aquellos primeros días, nuevamente llega mucha gente a este sector para seguir poblando la vereda y se pueden ver en el trayecto fincas lujosas que hacen de ella una de las más habitadas de Granada; tiene una carretera que está pavimentada en placa huella. Anteriormente y para ese tiempo era mucho más el frio en esa zona.

Fotos: Docente Luisa Velez.

Por: Jeison A. Giraldo

Recuerdo que mientras desayunaba, mi hermana me contaba que tenía una reunión con la profesora de su vereda porque debían cuadrar los horarios para el nuevo año. El Ministerio de Educación dio luz verde para iniciar nuevamente los estudios después de un año bastante agudo por el tema de cuarentena y clases virtuales.

Escuchando el canto de los pájaros, el sonido del río y disfrutando del aire puro y la suave brisa que solamente ofrece el campo, transcurrían los días de José Mauricio Arias Murillo en la vereda El Tabor. Diariamente, empuñaba entre sus manos un machete para limpiar la maleza de los palos de café y demás cultivos con que contaban en su finca, y en esta labor ayudó a sus padres durante varios años.

Historias locas

Abr 20, 2021

Por: Jeison A. Giraldo

@Pacho_Carlos

Hasta el tiempo de pandemia, a mediados del mes de Julio del año del coronavirus, cuando Sebastián Narváez accede a regalarme la entrevista, solo cuenta con 6 años, pero no porque sea un niño, sino porque es el tiempo en el que lleva “siendo pleno” fue toda una vida buscando esta identidad “cuando yo me corté el cabello y decidí volver a mi origen, mi vida cambió radicalmente porque me acoplé a la sociedad, dejé de sentirme rechazado” dice Sebastián, ahí es donde comienza a ver resultados en su vida; comienza a estudiar y a perfeccionarse en su profesión como estilista y a todos los lugares donde ha ido, se ha sentido cómodo, contrario a lo que vivió años atrás.

Por: Faiber Salazar

La tristeza de tener que desplazarse del campo hacia la ciudad para salvaguardar su vida y la de su familia, el dolor por la muerte de dos de sus hijos en la masacre perpetrada por los paramilitares en la vereda El Vergel, aquellas molestias físicas que quizás le genera su avanzada edad y otros capítulos amargos de su vida, don Javier Duque los suaviza con buen humor y un dulce, de esos mismos que vende diariamente en su chaza, ubicada en la variante principal, frente a la heladería La Junín.

Quiero, antes que nada, reconocer el cariño, la admiración y el respeto que le tengo. Porque Víctor Julio se burla de sí mismo, y ni hablando de sus anécdotas tristes, reniega de los que se portaron mal con él. Mientras se ríe, me muestra sus encías porque ya ni dientes tiene. Para que él se sienta cómodo, le busco en Youtube “Camino Amoroso” del Charrito Negro que tanto le gusta y grita: “Deje que suene esa hijueputa” y pregunta por Joaquín, un sacerdote que es muy amigo y estuvo hace poco prestando los servicios en Granada, tenía un espacio de música popular todos los jueves en la emisora local y lo saludaba con esa canción. 

Por: Faiber Salazar.

Rodeado de herramientas y el olor a pinos y eucaliptos que se convierte en la motivación para transformar cualquier pedazo de madera en una obra de arte, transcurre el día a día de Gilberto Giraldo Tobón.

Página 1 de 2

Otras publicaciones

« Abril 2021 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
  1. Popular
  2. Tendencia
  3. Comentarios