Martes, 27 2020 Octubre

Por: Adriana María Arenas Ocampo (Julio/2015)

Granada Antioquia.

Mi vereda la Honda Arriba:

Hermosa y esplendorosa con sus paisajes deslumbrantes, cálidas aguas que nacen en las raíces de frondosos árboles en lo más alto de sus verdes montañas, donde las aves refrescan su canto, para entonar cada día la melodía que nos inspiraba a trazar en renglones de un viejo papel la canción que se convertía en poesía, para detallar la inmensidad del aire que cobija el paraíso, con sus flores de mil colores testigo fiel de los caminos que recorrí en una infancia inocente y alegre, en complicidad de mariposas que con su jugueteo, danzaban en la fantasía de mi diario vivir. 

Hace dos años, exactamente el 5 de septiembre de 2018, Gloria Quintero, miembro de la Asociación de Víctimas de Granada ASOVIDA y del Salón del Nunca Más, le contaba a los medios de comunicación locales sobre el deterioro que estaba sufriendo la infraestructura física de este emblemático espacio.