Viernes, 30 2022 Septiembre

 

El carro no era capaz de subir la loma que hay en la vereda “El Roble”, ahí en Casa Grande, con un solo caballo, entonces a Nicanor se le ocurrió ponerle al bómper otros dos caballos para que ahí si el carro emberracara y subiera tranquilamente… mentiras que no, fue una historia que escuché y se la conté para joderlo y entrar en confianza.

“Allá el cebadero y allá el matadero” o también “allá el celadero y allá el celador”, así era como ella terminaba la canción que tanto le gustaba, mi vida es prestada, del Dueto Revelación, pero la forma correcta de la canción es “a él se la debo y a él se la doy”. El día que cumplía años, siempre pedía ser complacida con esa canción en la emisora Granada Stereo.

El deporte es ese motor que enciende la chispa en Dahiana Posada. Desde que estaba en el colegio ya existía el gusto por esta disciplina, aunque la medicina ocupaba el primer lugar. En la universidad Católica de Oriente se formó como licenciada en educación física, recreación y deportes, y gracias a su profesión ha hecho parte del gimnasio municipal, las clases de aeróbicos y diversos espacios de recreación que promueven el bienestar y la salud de sus paisanos.

Tal vez ni Hugo mismo se imaginó salir de su pueblo natal Granada, recorrer el país y el mundo viviendo su vida loca y haciendo negocios, y volver un día, después de mucho tiempo, al lugar en el que su historia comenzó.

 A unos 10 minutos de la zona urbana reside Jaime Abel Castillo. Desde el 2016 dejó su tierra natal, La Perla del Sinú, y viajó a suelo antioqueño; menciona que por su esposa tener un embarazo de alto riesgo decidió pedir el traslado para Granada. En ese lapso de tiempo ha dictado clases en el casco urbano y en varias veredas.

En su caballito de acero se ve pasar a Leidy Auria a sus entrenamientos, en las mañanas es común verla pedalear y en la parte de atrás de su cicla llevar a su sobrino hacia la escuela. En su rostro se refleja humildad y un toque de timidez, ese que deja atrás en cada una de sus competencias en las que a pesar de su corta edad ya ha logrado obtener varios triunfos a nivel departamental.

¡Pa que se caguen de la risa!

A los ocho días que el Gobierno Nacional decretó que debíamos entrar en cuarentena para prevenir el contagio del COVID19, mi cuerpo comenzó a sentir algo extraño. Los primeros tres días lo vi muy normal, pero el domingo en la tarde me ponía a pensar ¡marica! viernes, sábado y domingo sin dar del cuerpo, no jodás.  Pero ya el lunes si me comencé a preocupar y en mi mente comenzaba a realizar un recuento de cuando había sido mi última cagada.

Con cierto miedo aceptó Jirafa que yo lo acompañara a las audiciones del Festival Nacional de la Trova Ciudad de Medellín porque, ustedes ya saben que, el año pasado Pichingo era el favorito a coronarse rey. Lo cierto es que yo nunca había estado en un festival de la trova y me dío que por ir a la final a celebrar el reinado de mi amigo y cuando todos creíamos que Pichingo sería el rey, resulta que lo dejaron de príncipe. 

En la tranquilidad del campo y rodeada de su jardín pasa los días Socorro López, una mujer enamorada de su familia, del ambiente rural y siempre entregada a Dios.

Liderar la publicación de una nueva revista impresa es lo que podríamos llamar una “quijotada”. Precisamente lo que está haciendo Carlos Mauricio Hermida, con la colaboración de Carlos Malagón en el diseño e ilustración.