Miércoles, 05 2022 Octubre

Yo sufrí de estreñimiento

Escrito por  Jeison A. Giraldo. Jul 18, 2022

¡Pa que se caguen de la risa!

A los ocho días que el Gobierno Nacional decretó que debíamos entrar en cuarentena para prevenir el contagio del COVID19, mi cuerpo comenzó a sentir algo extraño. Los primeros tres días lo vi muy normal, pero el domingo en la tarde me ponía a pensar ¡marica! viernes, sábado y domingo sin dar del cuerpo, no jodás.  Pero ya el lunes si me comencé a preocupar y en mi mente comenzaba a realizar un recuento de cuando había sido mi última cagada.

Yo no decía nada por varios factores, primero porque me daba miedo comenzar a preocupar a los familiares y segundo porque me parecía muy raro, yo no sabía que la mayoría de la población sufre de estreñimiento y uno ve las enfermedades como si a los únicos que les da, es a los demás.  Y sentado en el trono yo miraba hacia el cielo y decía Diosito, ¿porque hoy me quitas uno de los mejores poderes que tengo? 

Cuando fui a la farmacia y le conté a Alex, me preguntó por la cantidad de días que llevaba padeciendo esta enfermedad, cinco le respondí. Me dijo marica, yo le voy a dar esta pastilla pero, cuando le surja efecto, va a sacar a toda la familia de la casa, y le dije juum y en cuarentena.

Yo ya sentía que el estreñimiento me estaba matando y yo con ganas de cagarla más que Carrasquilla cuando le preguntaron por el precio de un huevo.

Ese mismo año, lastimosamente murió David (el sacristán) y esa noche supe que el celular Y9 prime, tiene baño porque esa noche todo borracho y enojado lo estrellé contra las paredes de mi casa y prácticamente me cagué en él, no volvió a servir.

En los programas de la emisora los compañeros me decían que contara chistes y era tanto el estreñimiento que no me salían. Fui el tema para las trovas y los chistes en los programas de fin de año. 

Varias personas me aconsejaron comer papaya y tomar mucha agua.

A uno de los amigos que llamé fue a Pichingo y le conté mi padecimiento, y él, al otro lado de la línea después de escucharme atentamente, me dijo “hermano, si está seguro que es estreñimiento, mucha fuerza y espero que se mejore.”

A los tres días ya fue Pichingo el que me llamo y el saludo fue: “marica, ¿ya o nada?” Me sentí como las dos mejores amigas cuando la otra se preocupa porque a su amiga no le ha bajado.

Le dije que no, que nada, y me contestó preocupado.

“Hay que buscarle una salida a eso”.

De ahí me entró la paranoia y comencé a hacer películas en mi cabeza… yo decía: “jueputa, ¿y donde me enferme de algo y me tengan que hacer exámenes y me pidan una prueba de materia fecal yo que hago? ¿A quién le voy a pedir mierda prestada?

Hay veces me daba una vinagrera pensar en que iban a tener que destaquear mi ensuciadero quien sabes con que.  

Una de las ventajas de sufrir de estreñimiento es ser capaz de soportar un viaje desde Cali a Medellín sin ir al baño, porque no hay nada mejor que hacer las necesidades con confianza y en los buses debe ser muy incómodo.

Sufrir de estreñimiento no es tan malo. La mujer a uno se lo aguanta sufriendo de estreñimiento, pero si sufre de eyaculación precoz, no.  

Y siguiendo con las comparaciones, les cuento que es mejor sufrir de estreñimiento que de pérdida de la memoria. Yo tuve un tío que no sufría de estreñimiento pero se le olvidaba ir al baño y se hacía en los pantalones. 

 

POSDATA: Gracias al doctor Edwar Patiño Aragón que fue quien me atendió y me ayudó con unos medicamentos que me sirvieron mucho.

Me aconsejó a ponerme unos horarios para alimentarme, ya que hay veces el estreñimiento lo genera precisamente eso y también me aconsejó hacer mucho ejercicio y, pues gloria a Dios, ya hoy por hoy estoy muy bien. 

 

Otras publicaciones

« Octubre 2022 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
  1. Popular
  2. Tendencia
  3. Comentarios