Miércoles, 30 2022 Noviembre

A Andrés Mauricio Pineda Luna, desde siempre se le ha reconocido como un hombre amante del deporte, sobre todo del fútbol de salón o microfutbol, pero también han sobresalido en él otras cualidades como su entrega y amor en la labor de maestro, su gusto por la música vallenata y la poesía, y el perfil de líder que le gusta asumir en las comunidades en las que trabaja.

 

Cuando sonaba el timbre del colegio, Alejandra Quiceno cambiaba los cuadernos por barnices.

“¿Usted es el de la entrevista? ¿El de Granada?”. Esas fueron las primeras palabras —claras y fuertes como si le estuviera hablando a su público en un escenario— de la Reina de la música popular, Arelys Henao, al tiempo que me señalaba con el índice derecho y bajaba las escalas del segundo piso de su residencia. Apenas puso el pie en el último escalón, me esperó para el saludo. “Venga pa’llí”, dijo sin más preámbulos, llevando y trayendo su mano derecha para indicarme hacia dónde me invitaba.

A paso de gacela y vestida de humildad se ve a Ana Sofia Hoyos Trejos realizar sus entrenamientos desde hace 6 años. Tras participar en los procesos de patinaje, natación y micro fútbol, menciona que en el atletismo se siente libre como el viento, “desde que lo empecé a practicar y estando en las competencias, empecé a ver que era mi felicidad”. Enamorada de su deporte, relata que el atletismo es algo muy lindo y continúa diciendo que “no es solamente correr si no querer lo que uno está haciendo”.

Aunque casi siempre lo vemos en la iglesia amenizando las eucaristías o apoyando en diferentes actividades de la parroquia como la organización de altares y la planeación y desarrollo de eventos de índole religioso, Julián no es, como a veces le dicen que parece, un viejito o un santurrón.

 

El carro no era capaz de subir la loma que hay en la vereda “El Roble”, ahí en Casa Grande, con un solo caballo, entonces a Nicanor se le ocurrió ponerle al bómper otros dos caballos para que ahí si el carro emberracara y subiera tranquilamente… mentiras que no, fue una historia que escuché y se la conté para joderlo y entrar en confianza.

“Allá el cebadero y allá el matadero” o también “allá el celadero y allá el celador”, así era como ella terminaba la canción que tanto le gustaba, mi vida es prestada, del Dueto Revelación, pero la forma correcta de la canción es “a él se la debo y a él se la doy”. El día que cumplía años, siempre pedía ser complacida con esa canción en la emisora Granada Stereo.

El deporte es ese motor que enciende la chispa en Dahiana Posada. Desde que estaba en el colegio ya existía el gusto por esta disciplina, aunque la medicina ocupaba el primer lugar. En la universidad Católica de Oriente se formó como licenciada en educación física, recreación y deportes, y gracias a su profesión ha hecho parte del gimnasio municipal, las clases de aeróbicos y diversos espacios de recreación que promueven el bienestar y la salud de sus paisanos.

Tal vez ni Hugo mismo se imaginó salir de su pueblo natal Granada, recorrer el país y el mundo viviendo su vida loca y haciendo negocios, y volver un día, después de mucho tiempo, al lugar en el que su historia comenzó.

 A unos 10 minutos de la zona urbana reside Jaime Abel Castillo. Desde el 2016 dejó su tierra natal, La Perla del Sinú, y viajó a suelo antioqueño; menciona que por su esposa tener un embarazo de alto riesgo decidió pedir el traslado para Granada. En ese lapso de tiempo ha dictado clases en el casco urbano y en varias veredas.

Otras publicaciones

« Noviembre 2022 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
  1. Popular
  2. Tendencia
  3. Comentarios